Pepet el Anacoreta

Bellísimas narraciones y opiniones de la vida de Pepet.

Tuesday, December 13, 2005

Té en un día frío y cómo conocer una mujer.


El lunes en cuestión pasé a buscar a Cristina a las seis de la tarde como acordamos. Nos fuimos al centro de Madrid a la plaza mayor que para estas fechas está poblada por vendedores de la feria navideña con muchos pesebres y adornos para la ocasión.
Las temperaturas francamente han bajado en estos días con mínimas de -1 y -2º en las madrugadas y cerca de 5 a 7º en las tardes pero con rachas de viento que bajan la sensación térmica. En esas condiciones una taza de té o un café se agradece enormemente.
Nos fuimos a un lugar cercano a la Plaza mayor que funciona como restaurant árabe a la hora de almuerzo y cena y como tetería en las tardes. Descubrí entonces que, al igual que yo, ella es fanática del té y el café así que nos pedimos dos teteritas individuales de diferentes tés para ir probando de ambos.
Cristina traía un cuestionario de 5 preguntas acerca de algunos aspectos de los orígenes de la independencia de Chile, de la historia que se cuenta en nuestro país, los héroes y hechos, pero especialmente de la visión actual que tenemos los chilenos respecto al proceso y nuestra forma de ver a los españoles de hoy.
Es interesante ver la diferencia que hay entre nuestras visiones, las de otros pueblos americanos y la de los españoles. Para los mexicanos por ejemplo la conquista fue una desgracia que tiende sus tentáculos hasta hoy por haber empobrecido al país y destruido su cultura trayendo enfermedades y opresión a los indios. Yo le expliqué que en general en Chile nadie tiene ese discurso (salvo algunos personajes de los pueblos originarios y una que otra ONG minoritaria) y que en general se estudia como un proceso lógico de la evolución de las colonias del antiguo imperio español. Para los españoles fue la constatación del fin de los sueños de un imperio católico que rigió el mundo por un siglo y medio.
La conversación por suerte pasó a planos más personales donde fui descubriendo que Cristina es una mujer inteligente y reflexiva que tiene opiniones definidas e interesantes.
A las mujeres hay que escucharlas si de verdad quieres que sean tuyas. Cada tanto hay que comentar lo que uno piensa pero lo fundamental es escuchar y ahondar en sus temas de interés. También escuchar los detalles del tono de voz y sus inflexiones, intentar captar los detalles del lenguaje, el vocabulario y las respuestas frente a preguntas repentinas.
Creo que casi nunca se muestran tal y como son en la primera salida. Tienen mucho de risas fabricadas, de gestos estudiados y actitudes defensivas. Hay por tanto que fijarse en los detalles que las delatan: en los ojos y sus movimientos, en donde miran cuando recuerdan algo o cuando planean la respuesta, en las manos y la forma de ponerlas sobre una mesa, una copa o una taza, en la presencia de sudor en las palmas y los movimientos de los dedos; en las piernas y los pies fijándose hacia donde se orientan, si juguetean con un zapato o si se mueven nerviosamente.
Mirarlas atentamente es un deleite que me despierta la curiosidad y me da ideas de ellas casi siempre acertadas. Mirar los brazos y ver si se nota una piel cuidada o no. Las patillas y la región posterior del cuello son siempre interesantes, al mirar el vello de esas zonas son un buen predictor de cuanto encontrarás más adelante. Un cuello largo ciertamente es un agrado visual y táctil maravilloso. Las manos, su forma, las uñas hablan mucho de una mujer. Nunca me han gustado las mujeres de manos grandes y uñas excesivamente largas o esas manos cuadradas que tienen algunas y que casi siempre resultan ser personas pragmáticas y bastante básicas; para que decir las que tienen el meñique corto, signo evidente de falta de voluntad. (a estas aluras algunas ya estarán midiéndose el meñique) Reconozco asimismo que aquellas que se ríen mostrando mucho las encías tampoco me gustan. Adoro las sonrisas francas sin embargo elegantes. De mis gustos en cuanto a volúmenes y distribuciones ya he hablado antes y ya saben que las prefiero más contundentes que planas.
Pero también conocerlas con los otros sentidos es un goce. Al acercarse y olerlas sintiendo el perfume que llevan, si prefieren los dulces, los especiados o florales (sin embargo siempre es mejor el olor natural al perfume barato). Al rozarlas suavemente y sentir si tiene una piel suave o no, si poseen pieles secas, delgadas o quebradizas o más bien oleosas, gruesas y turgentes.
De los sabores de las mujeres hablaré más adelante porque es un tema apasionante y que da para largo.
Pero dejando esta reflexión vuelvo a mi interlocutora que comienza a darme a probar su té aromatizado con frutas tropicales, a mostrarme sus muñecas cuando mueve las manos y gesticular, a reirse de verdad sin miedo porque lo estamos pasando bien y le gusta el tono irónico de mis comentarios. El ruido externo de los ruidosos españoles nos acerca cada vez más y yo bajo el tono de voz para crear un ambiente más íntimo en nuestra mesita marroquí y así obligarla a acercarse.
Ahora sé que vive con unas amigas en Madrid y que dejó su Oviedo natal hace poco tiempo. Me habla de Asturias y sus paisajes maravillosos, de Covadonga, el rey Pelayo y el orgullo de los asturianos, de la fabada y el queso Cabrales. Sé que es hija única y que sólo tiene viva a su madre. Que le gustaría conocer Sudamérica para hacer su tesis y salir fuera de España porque ha viajado poco en su vida.
Me gusta mirar su cara cuando habla y ni siquiera tengo que mirar demasiado su cuerpo para seguir ahí atento a las palabras.
Me olvido de Rosario lentamente al lado de ella y me decido a actuar de un momento a otro.
Alguien me dijo, en un comentario a este blog un día, que quizás Rosario intuye todo de mí y que no le importa mi forma de ser aceptando compartirme un poco cada tanto. Puede que sea verdad y me planteo probarlo según se den las cosas. Hablamos de mí y de ella, de lo complicada que está mi vida con Rosario y de lo sola que ella se siente en Madrid.
Terminamos mi té de gengibre y cardamomo y salimos rumbo a su casa que me queda en el imaginario camino que tracé en mi mente hasta mi departamento.
Al despedirnos intento besarla. Ella deja que pose mis labios sobre los suyos, pero los aparta y me dice que debo elegir que haré con Rosario y que tenemos que conocernos mucho más todavía. Sus pequeñas manos están sudorosas y yo me muero por entrar a su casa cuando suena el móvil que muestra en la pantalla la frase "Lllamando Rosario". Quedamos de conversar en los próximos días y me alejo con el celular a través del cual Rosario me pregunta si duermo en su casa o en la mía esa noche.
Al llegar Rosario me dice que la llamó su hermana y que nos quiere invitar a la inauguración de un bar que abrirá un amigo de ella el próximo viernes y que Rodrigo Ignacio viaja de Navarra por el fin de semana especialmente para la ocasión. Le digo que no hay problema sin darme cuenta de las consecuencias de mi aceptación, mientras pienso en mis próximas acciones a tomar con Cristina.
Rosario me mira mientras me tomo una sopa y me pregunta si algo me ocurre. Le respondo que no me pasa nada y ella asiente con poca convicción.
Me pregunto si sospechará algo o es tan sólo mi imaginación. Sea como sea lo hecho, hecho está.

26 Comments:

At 10:15 AM, Blogger Gris said...

mijo....ud no quiere perder pan ni pedazo parece, Rosario pareciera que lo conoce muy bien y Cristinita creo q estaría dispuesta a aceptarlo, pero jugar a dos bandas es cansador...y puede salir trasquilado...

 
At 10:41 AM, Anonymous Tanya la gata said...

Hombres...todos cortados por la misma tijera.

 
At 10:59 AM, Blogger palabraserrantes said...

Respecto de la intuición de una mujer...(por esa respuesta nada convincente de Rosario)...no dudes nunca Pepet. Aparte vos...sos la mejor escuela para que una desarrolle esa intuición innata ja!
Precisosa la manera de relatar el modo mediante el cual observás a una mujer. El lenguaje inconsciente del cuerpo siempre dice "más" que nuestras palabras.
Es algo que también las mujeres ponemos ponemos en práctica eh?
(que no se te olvide)
Beso enorme

 
At 11:00 AM, Blogger Chirimoya_Alegre said...

Primera parte:
Me sorprende tu ojo inquisidor frente a los pequeños detalles sensitivos:

"He aquí tu estrella que pasa
Con tu respiración de fatigas lejanas
Con tus gestos y tu modo de andar"

diría el que también todo lo escudriña, el buen príncipe Altazor. El Universo de los gestos, la atmósfera sin artificios que se descubre lentamente y, sin duda, el sin igual sentido del olfato que nos hace vivir descargas estimulantes a riesgo de perder, por paradoja, todo el sentido, me interesan y me determinan tanto como a tí, dulce pepet. A veces no se si es un defecto o simplemente el gusto por algo, pero puedo decir que funcionan como motor o ancla según sea el caso para mí. Las manos, la terminación de la comisura de los labios, la insinuación de los dientes, el cuello al descubierto por la espalda...infinidad de lugares que me han cautivado de hombres que he amado y que solo son vivos y brillantes en ellos. Es raro Pepet, muy raro, pero exquisito al mismo tiempo.

Segunda Parte:
Ya te he dicho que la intuición femenina, en minas normales (te aclaro esto para que dejes de lado a las enfermantemente celosas de todo) funciona y se transforma en certeza tan solo al observar y caer en la cuenta de qué diablos es lo que está pasando. Quizás Rosario no tiene certeza de lo qué es exactamente lo que te pasa, pero de que algo intuye, es así. Hacerse la tonta es otro cuento, callar y otorgar también, quedarse con la duda, autoconvencerse de "lo tonta que soy"..en fin, un sinnúmero de escapes posibles ante la evidencia.

Todo ello no te justifica sin embargo, pero tampoco puedo, al menos yo, condenarte. El vivir la fidelidad, personalmente y en pareja, es un tema tan íntimo y responde tanto a la órbita en la que se mueve una pareja, que no hay vara para medir ni yugo para castigar. Pero, no te equivoques, sea el caso que sea, creo que duele mucho y, hacer y hacerse daño, es lo que se debiera considerar siempre al momento de actuar.
Trata bien a mi colega de estudios Asturiana, tengo la conciencia de gremio muy alta!
De Rosario, espero que apele a su buen criterio y sea capaz de enfrentarte si es que algo le parece que no anda bien.
Para tí, un beso doble. Me gusta como escribes, eso también me cautiva tanto como imaginar cómo hueles.

Y un abrazo pequeño.

 
At 11:39 AM, Blogger ETERNO DESPISTE said...

yo me miré el meñique!!!! jja y es pequeño pero todos los meñiques lo SON::::que onda? me vuelves loca, y con respecto a Rosario eso sellama intuición femenina...cuidado Pepet,,,a veces tres son multitud..cuidado con Rosario mira que las mujeres engañadas somos bravas...pero como sea suerte en tu aventura y mantenos informados..un abrazo caluroso y pegote desde la primavera chilena

 
At 11:43 AM, Anonymous Rosa poética said...

Vine una vez y vi lo que llamé el típico "macho chileno", creo que es más exacto "el típico macho latinoamericano". No sé bien porque me di el trabajo de leerte de nuevo quizás esa cosa masoquista de las mujeres.

 
At 11:45 AM, Blogger Pepet el Anacoreta said...

Todos son pequeños pero al menos debe llegar al inicio de la primera falange sino la situación es grave.

 
At 11:49 AM, Blogger nika said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 
At 11:54 AM, Blogger nika said...

Primero decirte que jamás saldría contigo. ¡Dios mío! No sé si sobreviviría a ese examen tan centrado en los detalles.
Segundo: te has metido en un juego peligroso y excitante que me fue acelerando el pulso en cada línea.
No te desearé suerte porque me parece que nada tiene que hacer acá, quedaré intrigada de cómo las Moiras hilarán el devenir de esta historia. No sólo del cómo, sino de los hilos que escojan, pues de ellos dependerá el tejido que se irá creando.

P.D.: suprimí el comentario anterior (que era este mismo) porque tenía una errata, y eso no me lo puedo permitir con un hombre como tú (todo esto dicho con una sonrisa -sin mostrar las encías- tipo Monalisa).

 
At 12:08 PM, Anonymous leandro said...

Simplemente Maestro.
Ya quisieran algunos haber llegado a este grado de observación y comenzaré a usar las tácticas. Esto de el vello de las patillas y el cuello ya lo había comprobado, si hay mucho allí hay mucho en todas partes.
Saludos y sigue adelante.

 
At 1:11 PM, Anonymous Anonymous said...

Interesante forma de mirar a las mujeres. te has preguntado como ellas te miran a ti.

 
At 6:05 PM, Blogger Andres Waissbluth said...

Pepet,

Te das cuenta que el 90% de tus lectores, o comentarios, son mujeres?

Varias cosas se pueden concluir de eso:

1.- Con tu blog estás coqueteando,
2.- Le estás dando demasiada información al "enemigo"
3.- A las mujeres les encanta que las traten mal. No a todas, pero muchas sienten placer masoquista con tus palabras, lo que permite extrapolar.
4.- Con un hombre diseñado a la manera de ellas, se aburrirían como ostra.
5.- las mujeres tendrán muy esarrollado su instinto, pero de hombres no entienden nada.

 
At 7:20 PM, Blogger interticio said...

Pepe...sigue los consejos de Andres.

 
At 2:48 AM, Blogger fgiucich said...

Creo que la polémica está instalada, más allá de lo que pase con Rosario o con la niña asturiana. Y eso de que " a las mujeres hay que escucharlas si de verdad quieres que sean tuyas" me parece fantástico. La sopa en lo de Rosario que debe haber caído como piedra. Veremos el próximo capítulo. Abrazos.

 
At 3:07 AM, Anonymous Petronila said...

Mijito:
Usted es un sátiro de esos que antes andaban por los bosques buscando chiquillas. Gente como usted son un peligro y evidentemente vectores de enfermedades de trasmisión sexual, así que cuídese y no vaya a enfermar a alguna señorita de esas tontitas que caen en sus redes.
Mi impresión de vieja y cuidadosa mujer que ha conocido animales varios de su especie llegando a ser víctima de uno sólo de esos donjuanes de su estilo, es que todos ustedes se caracterizan por una inseguridad vital enorme que los lleva a la búsqueda constante de regazos donde apoyar la cabeza y cuerpos donde satisfacer sus bajas pasiones. En mi caso tras mi pérdida de cordura profesé en un convento por 25 años y luego la enfermedad de mi anciana madre me obligó a salir de nuevo al mundo donde no he visto sino maldad en los hombres como usted.
Realmente llama la atención que además usted maneje un vocabulario amplio y escriba tan "de corrido" pues la gente como usted no es precisamente la que anda con libros bajo el brazo o aprendiendo cosas de bien. Quizás ya vio eso de los murciélagos y la relación inversamente proporcional entre testiculos y cerebro.
Mi rosario se pasea por mis manos nerviosamente y un estremecimiento me recorre el espinazo mientras leo sus relatos, porque hay que conocer el mal para combatirlo, usted entiende.
Reconozco que me gustaría conocerlo para invitarle una mistela o una horchata y mostrarle el buen camino en una tertulia con el padre Calixto, mi confesor y mis amigas Marujita y Magdalena de Jesús.
Además talvez usted me pueda contar sus historias en persona y así pueda entender mejor lo que le ocurre y el porqué de sus hormonas tan exaltadas y sus manos tan ansiosas por el contacto de pieles suaves como la mía.
Mientras releo, una y otra vez, sus textos me imagino ser algunas de esas pobres víctimas suyas y cómo sufren en el alma después de haber gozado tanto en el cuerpo.
Creo que debe ser una experiencia aterradora y al final terminan con síndrome de Estocolmo.
Bueno no lo distraigo más de sus estudios de poesía y de sus artes amatorias malignas.
Le deseo lo mejor y lo tiene en sus oraciones:
Petronila Edwards Arambarri

 
At 5:27 AM, Blogger Pepet el Anacoreta said...

Realmente ha sido sorprendente el último comentario.
Si pudiera de seguro que organizaba algo con el padre Calixto, Marujita, Magdalena de Jesús y Petronila, haríamos un quinteto digno del marqués de Sade.
Los años de reclusión en su celda de la clausura le han donado una imaginación notable a esta seguidora de las reglas más que del siglo.
Me gustaría saber en que orden estuvo para averiguar el tipo de regla que obedecía...mis favoritas las agustinas calzadas (esto de usar zapatos les da más coquetería y algunas parecían Imelda Marcos según recuerdo vagamemente).
Recuerdo un par de tertulias en Soria en un convento desacralizado y convertido en hotel donde para pasar el frío usábamos orujo de hierbas e infusiones de poleo-menta y algo de adormidera. De lo que fumábamos mejor ni le cuento.
Me intriga saber las características de su rosario, hay tan diversos con tamaños y aromas diferentes que son un objeto de culto para mí. La imagino rezando con fervor para que mi alma no arda en el infierno y haciendo pasar su rosario una y otra vez en secuencial deleite del alma.
Respecto a mis hormonas y el muerciélago siento desilusionarla y le hago saber que son bastante más calmas de lo que imagina las primeras y yo bastante menos parecido en la filogenia al quiróptero. Sin embargo en la tertulia puedo dejarlo más claramente establecido con la horchata en la mano (que por cierto debe ser de chufas y no de almendras para tenerme contento)
Le deseo lo mejor y admiro su paciencia por leerme con tanta pasión, hace bien de imaginarse como una de aquellas que han sufrido en alma para que asimismo pueda un poco también gozar de otras maneras.
Suyo, Pepet el Anacoreta.

 
At 5:49 AM, Blogger Cósimo said...

Pepet,
Gracias por tu comentario en mi blog. Buena historia de Navidad.
Respecto de las mujeres, en lo que yo me fijo es en su "espontaneidad". En como reaccionan ante un estímulo.
También en su "ingenuidad". Me fascinan las mujeres ingenuas y que se sorprenden ante algún dicho que evidentemente es mentira. Y más me gusta cuando se lo dices y se ríen de sí mismas por lo ingenua que son.

Interesante tu historia con las dos musas. Ten cuidado. Todo parece indicar que alguien va a salir lastimado. Mueve tus piezas para aminorar este riesgo.

Lo otro: supongo que Cristina no lee este blog. Si no, te tendría en la palma de su mano. Nunca hay que subestimar a las mujeres, que son mucho más inteligentes que nosotros en lo que al amor se refiere.

Sigamos visitándonos. Aparte, somos tocayos. También me llamo Rodrigo.

 
At 6:57 AM, Blogger quid·pro·nihilo said...

No hay nada más trágame-tierra que te nieguen un beso.
Uno se siente tan estúpido como cuando pregunta algo y todo el vulgo se rie en su cara por lo estúpido de la pregunta.
No es que el vulgo me importe pero la situación es incómoda, no?

 
At 8:42 AM, Anonymous Aldonza said...

No le negó un beso le pidió más exclusividad para darle eso y más. Así somos y punto.

 
At 9:44 AM, Blogger Isa said...

gracias por aconsejar a los machos,ojalá te escuchen o más bien te lean,pero que lo internalicen....

suerte,y haz las cosas con cuidado,las mujeres en ese aspecto somos menos inocentes que los hombres ;)

saludos

 
At 10:26 AM, Blogger kiantei Castor said...

Ay Pepet, eres un completo seductor...

"A las mujeres hay que escucharlas si de verdad quieres que sean tuyas"

Que se puede señalar de semejante descripción de percepciones que me ha dejado con los pelos de punta.

Una vez alguien me dijo que hay hombres para soñarlos y otros para amar toda la vida, creo que usted mi amigo, es de los primeros.

Exquisito y exitante relato.

 
At 1:16 PM, Blogger eat-desserts said...

Hola:

No sabía que vivías en España ahora...lo digo por un fragmento de mi viaje a Valencia el 2002.

En cuanto a lo tuyo...uf! mi opinión es que te hagas cargo, se nota que te gusta Cristina, así es que mejor actuar.
Sí, me miré mi meñique jajajaja y es muy cierto lo que dices acerca de escuchar lo que una mujer habla (cuando un hombre no pone atención a lo que digo, descartado jajaj)

Saludos
Vale

 
At 1:36 PM, Blogger Elisa de Cremona said...

queda contestado...

 
At 6:25 PM, Blogger Laura said...

Pepet no creo que sea tan importante si Rosario sabe o no sabe, se da cuenta o no. Lo importante, creo, es si sabes lo que quieres o no. Si es Rosario, Cristina o quién sea o si no es ninguna o si son todas.

Saludos

 
At 4:28 AM, Anonymous Miss Black said...

A usted le puede pasar lo del gato que murió por curioso. Eso de andar probando nuevas sensaciones tiene su precio.
Yo sólo una vez fui infiel en mi vida y quizás para nosotras la cosa es distinta porque la culpa me comía el alma.
Lo terrible es cuando te das cuenta que quieres a ese que le has fallado.
La descripción de como analizas a una mujer esterrible creo que la mayoría de los hombre sno se fijan en detalles, pero hay algunos como tú que lo escudriñan todo.
Me da un poco de rabia leer cosas donde las mujeres siempre terminamos de tontas engañadas, pero la verdad es que tal vez como dijo Andrés haya algo de masoquista en todas nosotras.
esperaré lo de los sabores de las mujeres...suena muy excitante.

 
At 9:45 PM, Blogger Mentacalida said...

Buena y concreta lista de detalles,veamos si los demas aprenden y sobre todo....me gustaria saber si eso lo copiaste o lo haces en realidad.Ups!
Buen relato.

 

Post a Comment

<< Home