Pepet el Anacoreta

Bellísimas narraciones y opiniones de la vida de Pepet.

Thursday, December 15, 2005

Constancia y Deseo


La búsqueda de lo nuevo y el ego son dos ánforas
que desbordan su contenido
cuando camino entre la constancia y el deseo.
Allí los espacios se estrechan
y mancho mi ropa con desenfreno y risas;
cuando una voz,
me invita a correr tras mi instinto
que avanza varios pasos delante de mí.

Ser un hombre es difícil en este nuevo mundo
tan lleno de laberintos y sin líneas rectas;
en este siglo brumoso
que alienta sensibilidades de seda y miel.
Ideas tan ajenas a lo masculino,
tan distantes al poder de poseer lo que deseas,
tan lejanas a la pasión por estar vivo.

Entonces cuando sientes la inquietud que quema dentro de ti
sólo la piel de una mujer puede calmar tu sed vital
en una larga noche de conquista.

Desde un labrado mausoleo toledano
un perro de mármol me mira,
es el símbolo de la fidelidad
de la constancia de la señora a su señor,
del señor a su rey y del del rey a su reino.
Me olfatea desde un tiempo antiguo
y no sabe si gruñir o lamer mi mano
pues nadie lo ha entrenado para esta época
tan llena de opciones y derechos.

La tarde cae, cada vez más, antes de tiempo
y la oscuridad me lanza a una calle que se bifurca
sin decirme donde está la luz y donde el metal.
Han sido muchas las formas poco nítidas
y también demasiados los días nebulosos,
porque sólo los que tienen su propio Hades cotidiano
sabemos donde brilla el mar y donde el espejismo.

Al salir de la catedral de Toledo
la severidad de los santos y ángeles
me persigue por las calles estrechas,
pero las piedras se vuelven más amigables
cuando coqueteo con una Virgen sonriente
que ha dejado al Niño perderse en el Templo,
conversando sabiamente,
con ciertos doctores de la ley.

Corro hasta la estación del tren entre arcos mudéjares
sabiendo que en algunos minutos más
estaré en otra vez en casa.
Nada ha cambiado dentro de mí el frío de la noche
siguen derramándose las sensaciones
desde aquellas ánforas que las contuvieron un día.
Las manos buscan un lugar donde apoyarse
con calor, sueve roce y quizás paz momentánea.
La búsqueda continua y yo
sigo viviendo en la senda de los hombres que me precedieron
con ancenstral inconstancia
con un sublime y luminoso deseo.

3 Comments:

At 12:59 AM, Anonymous Terrenal said...

Hay belleza en tu dualidad y a veces me parece que el mundo es más real cuando lo veo escrito en verso.

 
At 4:43 AM, Blogger Laura said...

Decía un mito que relata Platón en el Banquete que fuimos duales en otros tiempos. Algo de esto nos ha quedado ciertamente...escondido, pero aparece.

Saludos

 
At 6:17 AM, Blogger Bohemia said...

Sin palabras...
Un saludo grande y suerte con tu asturiana...

;O)

 

Post a Comment

<< Home