Pepet el Anacoreta

Bellísimas narraciones y opiniones de la vida de Pepet.

Thursday, September 08, 2005

Fernando Pessoa.


El maestro portugués apareció en mi vida cuando yo buscaba una poesía diferente, algo que estuviera cargado de aceptación y él refleja la tranquilidad de la derrota como nadie (bueno como Kavafis).
Mi búsqueda de Pessoa fue contra toda lógica. Aterrizar en Lisboa había sido un sueño que se cumplió recién el año 2000 y el avión bajó en su giro habitual enseñándome toda la ciudad del Tejo.
Había decidido primero ir al Baixa y allí me senté junto a él frente al café a Brasileira tomando uma bica y fotografiándome con el maestro. Subí al elevador de Santa Justa y no pude seguir su rastro pues me detuvo la rutina y el deseo de descansar. Ni siquiera desde las alturas del Miradouro de Sao Pedro da Alcántara ni tampoco con las gaitas del castelo Sao Jorge pude avizorar la pronfundidad de sus letras. Tuve que salir a la carretera de Sintra al volante de un Chevrolet para apenas conocer a Ricardo Reis, Alvaro de Campos, Bernardo Soares y a su maestro Alberto Caeiro.
Una mañana húmeda de chuva oblicua inicié mi peregrinaje a la casa de Coelho da Rocha donde no estaba su baúl mágico ni siquiera la cómoda. Para llegar a ella pasé por construcciones donde los obreros no conocían al poeta y dificultaban con cemento mi llegada.
Al fin decidí saber si estaba muerto. me lo confirmaron en el Mosteiro dos Jerónimos y me mostraron su tumba fría.
Ya me iba de Lisboa y bajaba rumbo al Rossio a comer castañas asadas cuando en Martinho da Arcada cambié las castañas por unos pasteis de nata . Allí supe que Fernando Pessoa estaba vivo y me esperaba en una mesa con una flor escribiendo parsimoniosamente una nota a Ofelia.
Para los lectores del blog un link a Tabaquería.:

http://www.tijeretazos.net/Azul/Pessoa/Pessoa001.htm

4 Comments:

At 1:01 AM, Anonymous Cecilia Oporto said...

El libro del desasosiego del heterónimo de Fernando Pessoa, Bernardo Soares, es uno de los textos que más me ha marcado en la vida.
La locura, la ficción que nace de una vida aparentemente miserable hace de este autor una maravilla de la época moderna.
Gracias por el post

 
At 4:48 AM, Anonymous Gian Carlo Bianchi said...

Precioso posteo, me encantó porque yo también seguí a Pessoa. Creo que te faltó nombrar solo su casa frente al teatro Sao Carlos donde Pessoa nació.
Su vida como tú has descrito parece miserable pero él la eligio así prefiriendo no desempeñar cargos altos industrias inglesas o sudafricanas (vivió en Durban como hijo del cónsul portugues)
Pessoa es un incríble y el detalle de ir a Sintra en un Chevrolet me pareció buenísimo.
Saludos.

 
At 5:46 AM, Anonymous Gatonegro said...

Super el poema de Pessoa que dejaste linkeado, me dejó pa dentro eso de fallé en todo.
Buena compadre.

 
At 11:45 AM, Anonymous Anonymous said...

No soy nada
Nunca seré nada
No puedo querer ser nada
Aparte eso tengo en mi todos los sueños del mundo.

Grande Pessoa

 

Post a Comment

<< Home